Actividades

Publicado el junio 9th, 2021 | por Huelva y sus fotografos

Próxima parada Ayamonte.

Volvemos a salir a la provincia para disfrutar de lo mucho que tenemos en nuestra provincia.

Será la ciudad fronteriza de Ayamonte nuestra próxima parada en este mes de junio.

La ciudad más al oeste de Andalucía y España, donde podremos disfrutar de su rio, sus calles, sus gentes y sus lugares emblemáticos.

Un paraíso para los fotógrafos que no nos debemos perder.

La cita será el próximo día 19 de junio.

Hora de llegada a las 19,00 horas

Lugar de encuentro, esquina de la dársena o boca de entrada del puerto deportivo.

Recorrido.-

Se visitará la zona nueva del Puerto, pasaremos a la plaza del Ayuntamiento, Iglesia de las Angustias, la Merced, visita a la Casa Grande, Capilla de San Antonio y terminamos haciendo la puesta de sol y nocturnas del puente Internacional que une Ayamonte con Portugal,  ahora tenemos la posibilidad de ver la nueva iluminación con el cambio del cableado que han realizado en esta última obra.

Esperemos que disfrutemos y hagamos fotos de cine, como siempre las pondremos en nuestra web, para el disfrute de todos.

Notas de la visita

La Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de las Angustias situada en la barriada de la ribera de Ayamonte, casi al pie del río Guadiana, de la localidad de Ayamonte es un templo católico construido en el siglo XVI, además de ser la Parroquia Mayor de la ciudad de Ayamonte.

Esta iglesia parroquial se construyó en el siglo XVI, a los pies del río Guadiana, a fin de albergar la estatua de la que sería a partir de entonces patrona de la ciudad, y a la que la iglesia debe su nombre, más tarde ya en el siglo XVII, se le adosó un baluarte artillado, a fin de defender la ciudad por la parte más desprotegida de la costa fluvial, baluarte del cual sólo se conserva un paño recientemente restaurado. El terremoto de Lisboa de 1755 destruyó parte de la fachada de la Iglesia.

Cuenta la leyenda que habiéndose encontrado en mitad del río una imagen milagrosa de la Virgen de las Angustias, Españoles y Portugueses, se pelearon por la posesión de la misma, llegando al acuerdo de compartirla, pero a la hora de llevar la imagen al país vecino, siempre se levantaba temporal en el mar y era imposible su traslado en barco, al no existir una ruta terrestre, y la imposibilidad del traslado por el río, las autoridades portuguesas decidieron que la imagen «no quería» marchar de Ayamonte, decidiendo el pueblo en muestras de agradecimiento levantarle singular templo a orillas de «su río», una vez levantado el templo no se hallaban maderos para vigas de la techumbre, y justo cuando iba el pueblo a desistir apareció en el puerto un barco llamado «San Gabriel», patronado por un tal «Miguel» y su hermano «Rafael» que tenían que deshacerse de unos maderos, sin coste alguno para el pueblo, que casualmente medían lo justo para el techo.

La capilla o ermita de San Antonio situada en la calle de San Antonio en el barrio de La Rivera y muy cerca de la dársena pesquera de Ayamonte (provincia de Huelva, Andalucía, España) está datada de finales del siglo XVI, y fue fundada por el gremio de marineros, el grupo de armadores y los propietarios de embarcaciones, al ser el santo Antonio de Padua de gran devoción por parte de los pescadores y marineros en general.

La temática que recogen las pinturas hace alusión a la vida de San Antonio de Padua. Tradicionalmente, se celebraba en este barrio la fiesta de San Antonio con una misa, procesión y festejos, que ya no se realizan aunque sí se celebran fiestas en su honor en el barrio marinero de Punta del Moral. Actualmente se encuentra declarada como de Interés Cultural.

HISTORIA DE LA CASA GRANDE

Con fachada al estero de la Ribera, es la expresión más clara del poder político y económico que tenía la familia Rivero en Ayamonte a mediados del siglo XVIII. Propietaria de gran parte de los inmuebles de la población, acapararon distintos cargos públicos de vital importancia para el gobierno de la ciudad a lo largo del siglo XVIII. Como consecuencia de tal situación se construye la Casa Grande. Don Manuel Rivero González nació en Ayamonte en 1696, emigró a América donde, después de catorce años, consiguió una pequeña fortuna que, a su regreso a España, la invirtió en tierras y en el comercio de las Indias. En el año 1779, consiguió el título de Hijodalgo en la Cancillería de Granada y diversos cargos en el gobierno de la ciudad, como el de Corregidor y Justicia Mayor de la ciudad de Ayamonte y de su Marquesado y Alcaide del Castillo. Muere en 1780 con una importante empresa comercial y una flota compuesta por cinco barcos. Manuel Rivero manda construir la Casa Grande en 1745, copiando para ello la organización de las casas burguesas gaditanas del siglo XVIII. Modelo de residencia que ya había demostrado su perfecta adecuación para tal actividad y en el que se unían la utilidad de la vivienda, la de centro administrativo y director de sus actividades comerciales. Dicha tipología se identifica en Cádiz, desde finales del siglo XVII, con la clase burguesa. Semi abandonada a principios del Siglo XX, fue restaurada a finales del mismo por el Ayuntamiento, que adquirió la propiedad a la familia Solesio, descendientes de Rivero, y la convirtió en Casa de Cultura del municipio. Se abrió con estas nuevas funciones en enero de 1999. La casa se articula en torno a un patio, caracterizado por cuatro galerías en arcos apeados en orden monumental de columnas. Una planta entresuelo entre el piso inferior y el noble. La planta baja se destinaba a almacenes y dependencias secundarias, mientras el entresuelo albergaba las oficinas desde donde se controlaba la actividad mercantil y los negocios del propietario de la casa, ubicándose su morada en la planta noble del edificio. Presenta aún “in situ” elementos de carpintería, rejería y cerámica todo ello debido a la permanencia en la casa de los descendientes de los Rivero hasta décadas muy recientes. La fachada en su zona inferior, planta baja y entresuelo, posee una sillería de piedra ostionera. Superiormente se remata con una cornisa que recoge los huecos de la planta noble, parándose a ejecutar el muro con fábrica de ladrillo hasta su corona por final. Las ocho columnas del patio central son de mármol de Tavira. En el centro del patio hay un pozo que se comunica con el aljibe de la casa. De forma octogonal y se complementa con dos balaustres de hierro unidos mediante un arco mixtilíneo.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Arriba ↑