Fotógrafos no image

Publicado el septiembre 20th, 2013 | por juanma010

Diana Michener: ¿Arte o pornografía?

         Diana Michener (nacida en 1940, Boston) se licenció en Historia del Arte en el Barnard College de Nueva York en 1963,  estudió en el Smith College y en la Sorbona de París. Michener asistió a un taller con Ansel Adams y estudió con Lisette Model en 1974 en la New School for Social Research, Nueva York.

Durante las últimas tres décadas la serie de Michener han ofrecido imágenes exuberantes etéreas e inquietante. Sus temas han incluido cabezas de vaca (“Heads”, 1985-1986), fetos en frascos de vidrio (“Foetus”, 1987-1988), cadáveres (“Corpus”, 1993-1994), autorretratos (“Morning After Morning “, 1994) y (“Solitaire “, 1997), los cuerpos masculinos y femeninos (” The Wrestlers “2000-01) e incendios que consumen casas y estatuillas (“Dogs, Fires, Me  “, 2004-05). Su serie fotográfica utiliza elementos simbólicos y secuencias para crear relatos atemporales, explorando temas complejos, como la mortalidad, la identidad, el conflicto y la serenidad. Las imágenes de Michener fomenta el propi proceso de introspección, sirviendo como marcadores contemplativos que difuminan la distinción entre lo eterno y lo efímero, lo que es abstracto y real.

         La fotografía de Michener ha sido exhibida en lugares de los Estados Unidos y en el extranjero y su trabajo ha sido objeto de exposiciones individuales desde 1981. Sus exposiciones individuales incluyen los instalados por la Escuela de  Arquitectura de la Universidad de Yale, New Haven (1996), el Maier Museum of Art at Randolph-Macon Woman’s College, Lynchburg (2000), and the Gallery of Photography, Dublin (2001). En 2001, la Maison Européenne de la Photographie, París, organizó la retrospectiva “El silence me.” Su trabajo fue presentado recientemente en una exposición colectiva en las Transphotographiques Festival de Lille (2004).

         A principios de los 80, Michener escribió, dirigió y fotografió la película Cecilia, que posteriormente fue exhibida en los festivales de cine de Nueva York y Baltimore. Ha trabajado como fotógrafa especial en varias películas, incluyendo Popeye (Robert Altman, 1980),  Mi cena con André (Louis Malle, 1981), y The Designated Mourner  (David Hare, 1997).

         El trabajo de Michener pertenece a numerosas colecciones, como el Museo de Arte de Denver, la Maison Européenne de la Photographie, París, el Museo de Arte de Filadelfia, el Museo de Arte de la Universidad de Princeton, y el Whitney Museum of American Art, New York.

    Algunas monografías de Michener incluyen Silence Me (2001) y Dogs, Fires, Me (2005). Michener vive y trabaja en la ciudad de Nueva York, París y Walla Walla, Washington.

        Sus fotos tomadas durante la última década  son claramente figurativas y dejan ver, en ocasiones, elementos considerados incorrectos en los ambientes de la fotografía artística (penetraciones, penes en erección, felaciones…), pero están situadas justo en el borde de la abstracción y son deliberadamente ambiguas mediante el uso intencionado del desenfoque, el grano y el movimiento.

             “Quiero ver cosas que muchos nunca verían y me gustan las imágenes que otros nunca serían capaces de ver, pero no lo hago para escandalizar ni ofender, sólo para iluminar. Deseo iluminar la condición humana, su misterio y belleza”.

         Así define su obra la artista americana, cuya exposición Estudios del cuerpo (Figure Studies)  se puede ver hasta el 7 de abril en La Maison Européenne de la Photographie. La colección, de la que os dejo una muestra aquí, pretende mostrar como el juego sexual es una danza que, además de las posibles relaciones de amor o cariño involucradas, también es un ritual que condensa el placer, el deseo, la oscuridad y la muerte.

            En sus fotografías de gran formato tomadas durante los últimos diez años, Diana Michener explora el lado oscuro del amor. A pesar de que son claramente figurativa, sus imágenes son las fronteras de la abstracción.

” En la oscuridad más profunda, es imposible saber cuál es nuestro nivel de seguridad y que objetos nos rodean … “Edmund Burke.

               Las fotografías en blanco y negro de Diana Michener son intencionalmente ambigua, e incluso imprime una cierta violencia: estas parejas entrelazadas están haciendo el amor o a punto de morir, sumergidos bajo el agua o flotando en el espacio? El artista se apropia de estudio desnudo, cuestionado por los pintores de los siglos, en beneficio de la falta de definición, grano, sacudida y ancho de su punto de vista sensual decisión también evocan una sensación de ansiedad, ya veces mortal.

Sé que miro las cosas que muchos jamas miraron, que descubro imágenes que otros no han visto, pero no lo hago para impactar ni ofender, sólo para iluminar. Deseo iluminar la condición humana, su misterio y su belleza. Pienso que mi obra se ata a la admiración – al encanto de esta capacidad asombrosa de supervivencia que tiene el ser humano- . Estoy muy emocionada por esta ferocidad.”

       En las fotografías de Diana Michener, los elementos simbólicos crean historias atemporales para explorar temas complejos, como la mortalidad, la identidad, la crueldad, la serenidad o el rapto. Sus imágenes significantes contemplativos que difuminan la distinción entre lo efímero y lo eterno, involucran al espectador en un proceso de introspección molesto.

Fuente: http://www.naturemorte.com/

Fuente:  http://www.mep-fr.org/evenement/diana-michener/

 



3 Responses to Diana Michener: ¿Arte o pornografía?

  1. Adolfo Morales Cordero says:

    No, no me parece nada pornográfico. Solo veo sentimientos. Para mi pornográfico es aquello que somete y degrada, y que no es voluntario. Lo que me parece un acto de cinismo desfasado, es que todavía estemos con estos planteamientos. ¿Acaso una teta, un pene, una pareja haciendo el amor siguen escandalizando?. Ave María Purísima ….. Ahora vas y lo cascas.

  2. Reynus says:

    Tengo que pensar… A lo mejor tengo que pensar más en otras monografías de Michener que en esta del amor carnal. Me voy a pensar… Terminaré con dolor de cabeza, pero tengo que hacerlo.

  3. Adolfo Morales Cordero says:

    Es la espiral la que mezcla los conceptos. Esta mujer como bien sabes en el surrealismo bestial en el que se mueve, incorpora el sexo como parte de la provocación, de la denuncia. Yo humildemente entiendo que está más cerca de ese aspecto que del otro más comercial de la pornografía. Dicho queda joven abedul. Recuerde el abedul es casa de mariposas y eso es ya una virtud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Arriba ↑